.

.

lunes, 24 de agosto de 2015

Supporters, alé

Aviso a navegantes: si usted, mi queridérrimo lector, presenta algún tipo de simpatía o afecto hacia los ultras del Betis, le advierto que va a ser un artículo bastante duro. Y antes de nada, déjenme decirles también que me dirijo a la colectividad de Supporters, ya que probablemente habrá algunos miembros que no expresen los comportamientos casi simiescos que hoy voy a denunciar aquí, tras lo acontecido en las vísperas del encuentro transcurrido ayer e incluso durante el mismo.

Bien, comencemos. Estaba yo ayer en la previa del partido, enfrente de donde se suelen poner estas personas. Mi sorpresa fue mayúscula cuando oigo que, después de todos los problemas, polémicas y descalificativos que han recaído sobre la totalidad del beticismo por causa de la misma, empiezan a cantar la dichosa canción de "Rubén alé". Parece ser que estos señores no se enteran de qué va la película, y de que nos podrían haber cerrado el campo. O puede que sí lo sepan, en cuyo caso será una muestra más de que su lucidez mental está a la altura de tan zafia y burda melodía.

Desgraciadamente, no acaba ahí la cosa. Ya en el campo, cuando salió Dani Ceballos a calentar en la banda del Villamarín, e incluso cuando entró en la segunda parte, comenzó a oírse otro cántico: "Queremos jugadores que sientan los colores". Como si no fuera suficiente la presión que ha tenido que aguantar un chaval que es incluso más joven que un servidor, durante todo un período estival, bajo una cascada de insultos, vejaciones e incluso amenazas en redes sociales a cuenta de su renovación.

Este debate lo hemos tenido ya, y ha quedado de sobra demostrado que el beticismo como cualidad no potencia o mejora las aptitudes deportivas de un futbolista. Siempre está bien que el jugador en cuestión sienta los colores, pero, mis queridos e iletrados Supporters: Van der Vaart, Pezzella, Vargas y demás son béticos desde shiquetitos, ¿no? ¿O a ellos no los lincháis por no babear sobre el escudo? ¿Las personas valen menos si no expulsan constantes vomitonas de beticismo demagogo como tiene por costumbre nuestro estimado entrenador?

El factor reinante del borreguismo exacerbado que ha inundado desde que tengo memoria a este colectivo en su mayor parte, unido a la sonrisa estúpida pero cómplice de la afición, el apoyo incondicional de lo peor que le ha pasado al Betis en su historia, el dictador de Jabugo, y a la concesión casi ilimitada de caprichos por parte del escritor, les han dado fuerza, y se creen jueces de todo aquello que sucede relacionado con nuestro equipo. Una superioridad moral autoarrogada y reforzada con el tiempo que ahora es muy difícil de cambiar.

La gente me dirá: "es que ellos cantan siempre, y siguen al equipo...". Pues sí. Y yo también canto, no te digo. No es en absoluto un justificante para que estos señores hagan lo que les da la gana siempre. Porque aportan mucho, sí, pero con las idioteces que se les ocurren de vez en cuando, perjudican más de lo que ayudan. Y respecto a lo de ayer, si me lo permiten, voy a tomar un cántico de los ultras de las vecinas, que se puso de moda hace tiempo en el Centro Comercial: "Supporters alé, Supporters alé, qué pasaría si le pegaran a Don Manuel".


¡¡Un saludo!!

@josearquer95
@lajuezaesbetica


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada