.

.

lunes, 23 de noviembre de 2015

Knocked Out

Cría cuervos y te sacarán los ojos. Cruda sentencia, sí, pero enormemente acertada al fin y al cabo. Y muy fácilmente aplicable la situación actual de este nuestro Betis, sobre todo tras los acontecimientos de ayer noche. El bético que, exhausto y frío, llegaba ayer a su casa, aún está regurgitando lo sucedido, y, por mucho que la caverna mediática de mi amigo Mister Proper (que como deducirán, vuelve a ser mi muso para estas humildes líneas) se empecine en difuminar las malas vibraciones, podemos llegar a la conclusión de que efectivamente existen. Y en aumento.

La rueda de prensa que ofrece Mel tras el intento de partido y posterior baño con espuma que nos regaló el mejor equipo a nivel de físico y presión de Europa, como es el Atlético de Madrid, supera con creces los niveles de récord Guinness de victimismo, egolatría exacerbada y lanzamiento de balones fuera a los cuales estamos acostumbrados. Pero destaca un elemento que quizá pase desapercibido para muchos que no se han parado a estudiarlo. El escritorzuelo está nervioso. Muy, muy nervioso.

La síntesis principal que podemos extraer de todo esto es crucial en lo que viene en las próximas semanas: a la afición del Betis se le ha ido de las manos su monstruito de Quimicefa y Magia Borrás. Y a Mel se le ha volatilizado esa capacidad de empalague psicológico, ese encanto que tenía hacia el bético de a pie . De ahí esa reacción ayer hablando de "ambiente crispado", ese nerviosismo, ese disparar aleatorio. Ya no cuelan los experimentos, ya no brillan los trucos de cartas baratos. Y mi querido y cranealmente dotado amigo Mel percibe estos elementos. Y esto es algo nuevo. Porque ya no controla su entorno, esos pilares que sustentaban su extraordinariamente cómoda posición en el Betis.

Y para colmo para mi pobre y querido Pepito, desde arriba no le llueven precisamente rosas y claveles. Porque otra cosa no lo sé, pero Ollero y Maciá no tienen ni un pelo de tontos. Y se huelen el percal, y viendo que lo de ayer había sobrepasado los límites aceptables de quejiquismo pueril y ganas de protagonismo, han tomado cartas y le han dado un palito más que conveniente. Aunque salvo catástrofe, y con el fin de preservar el precario equilibrio institución - afición del club, no lo echarán. Este año. En junio, habrá que hablarlo.

A partir de aquí, opiniones para todos los gustos. Mel cuenta con el apoyo de gran parte de la prensa sevillana e incluso nacional, quienes, con tal de defender lo indefendible y pelotearle cuanto puedan, son capaces de rebajarse hasta límites casi escatológicos, dedicándose a echarle la culpa a absolutamente todo lo que no es Mister Proper. Porque las estadísticas hace tiempo que no le sonríen, y porque el crédito se le acaba, y su castillo de naipes se derrumba.

Teniendo en cuenta que su as en la manga son las victorias fuera de casa, como se pierda contra el Levante el viernes puede ser un torpedo a su línea de flotación casi decisivo. Por lo menos, para su imagen de cara a la galería, esa que, por encima de todo, siempre ha procurado salvaguardar. Pero la situación real es que Mel se encuentra en K.O técnico, para cada vez más béticos, para la directiva e incluso para algunos jugadores. Y personalmente entiendo que mientras antes se corte esa relación, mejor. Si no, podría resultar hasta peligroso. Para todos.

¡¡Un saludo!!

@josearquer95
@lajuezaesbetica

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada